viernes, 31 de diciembre de 2010

Instrucciones para enamorarse en cinco minutos en Internet

Hay un mundo paralelo al real, donde entablar relaciones rápidamente no es una utopía. En media hora -tal vez muchísimo menos- se puede encontrar al hombre o a la mujer ideal.

Las mujeres son 'bombones' y 'dulces'; los hombres, amables, considerados y comprensivos. La escena no es de las novelas de Corín Tellado, sino en Internet. La más famosa telaraña es el espacio ideal para el inicio y desarrollo de historias de amor dignas del período romántico, donde la pluma y el papel fueron reemplazados por una computadora y una línea telefónica.

Allí, están los canales de 'chat', pseudo lugares de encuentro a partir de intereses comunes o búsquedas específicas. El 'flechazo' puede darse con una palabra, una frase o una respuesta acertada.

Incluso, está la posibilidad de encontrar la persona ideal completando algunos casilleros con las características que el internauta considera imprescindibles.

En sólo cinco minutos, la máquina encontrará a ese ser maravilloso que durante años se estuvo esperando.

Detrás de un 'nick' (el apodo con el que se conocen las personas en la red), aparecerá instantáneamente el alma gemela. "¿De dónde sos?" (o eres) será la primera pregunta. En vano es aclarar que muchos kilómetros los separan: en internet no hay distancias, todo es aquí y ahora.

De esta forma, sin querer el desprevenido internauta se verá envuelto en una historia de amorcamino de aparentes encuentros.

Todo es perfecto, excepto la imposibilidad de apoyarse en el hombro de la persona amada, de demostrarle que el ánimo no siempre es el mejor, o descubrir que el perfume que usa la otra persona no le agrada. Son detalles, sobre los que los más optimistas internautas explican que en general esconden a la verdadera persona. Pero para los navegantes, el concepto del amor parece ser otro, en el que la ilusión prevalece por sobre lo cotidiano:

"Estamos todo el tiempo preocupados por la imagen del otro y no llegamos a conocer a las personas como realmente son más allá de las computadoras", escribía en un mail un joven a una chica de esta ciudad para explicar su amor instantáneo por ella.

No hay que preocuparse por el atuendo, ni el cuidado personal para conseguir un novio o una novia virtual. Los diálogos versan sobre los temas más íntimos y ocultos y estamos ante alguien que todo lo comprende.

Sin embargo, no todo es 'chat' o 'mails' (esos medios para expresar el amor que reemplazan a conversaciones y cartas de otras épocas). Llegará el momento para conocer a esa persona de la que se estuvo pendiente en las últimas semanas o meses.

Varias cosas pueden suceder. Puede aparecer definitivamente el amor o derrumbarse todo un mundo de fantasías que, a fuerza de comunicaciones cibernéticas, se había construido.

El final no depende ya de las computadoras, sino del cara a cara, que muchas veces se evita con una computadora, pero que en todos los casos es el juez inapelable que define una verdadera historia de amor

No hay comentarios: