sábado, 26 de mayo de 2012

Cinco pasos para controlar tu dinero


Aquí te van cinco pasos sencillos.

1. Primero tienes que saber en dónde estás parado. Anota en alguna parte cuánto dinero ganas. Si eres trabajador independiente, es más fácil saber cuánto ganas al año y no cuánto ganas al mes. Si eres asalariado, se supone que ya sabes cuánto ganas al mes.

2. Después encuentra en qué se te va el dinero. Vas a tener que llevar el registro durante tres meses, para saber más o menos cuáles son tus gastos. Lo puedes hacer con lápiz o papel, o bajar de Internet formas para hacer el registro. Por ejemplo, nosotros en CNNExpansión tenemos un formato. Para obtenerlo, pícale aquí. También hay formatos en los sitios de Condusef, o de Saber Cuenta. Hay formatos de una página que se llama You Need a Budget que puedes descargar en tu teléfono, pero que debes coordinar con tu computadora. También hay un sitio mexicano, que se llama Mano Cash Flow.

3. Encuentra en qué se te debe ir el dinero. Antes de que te castigues diciendo que ya no debes tomar un solo cafecito más y que no te vuelves a comprar una blusa hasta las próximas rebajas de enero de 2016, mejor fíjate para qué vas a necesitar el dinero. Para que no te compliques, divide en tres partes tu dinero:

a) Gastos obligatorios (la colegiatura, alquiler, el transporte, la comida). Mejor que no pase de la mitad de tus ingresos.

b) Ahorro. Cuando menos de 10 por ciento de tu ingreso. Puede llegar a ser más, porque si pasas de los 30 y tantos y no has ahorrado para tu retiro, ya es hora de que apartes dinero. ¿Tienes un fondo de emergencia? Se supone que debes tener guardados alrededor de tres o seis meses de tus ingresos. Si no los tienes, aparta en ahorro una cuota mensual, hasta que los juntes.

c) Gastos para tus caprichos. Date un permiso y deja un 20 por ciento.

Verás que la suma hasta aquí es de 80%. Te queda 20 por ciento para que distribuyas entre algunas metas que deberías alcanzar.

¿Por qué los gastos obligatorios no deberían pasar de la mitad de tus ingresos? Porque sería mejor que no estuvieras tan comprometido. Porque si es así, ya no te queda dinero para proyectos nuevos y entonces te vas a frustrar.

Cuidado con poner los gastos para tus caprichos dentro de los obligatorios. Por ejemplo, la cuota del gimnasio no es un gasto obligatorio. Si la pagas es porque te gusta ir. Si no te gusta ir, no la pagues, porque de todos modos no vas. ¿Cómo quedan esas tres partes? Necesitas saber cuánto debes ahorrar. Dicen que es cuando menos 10 por ciento de lo que ganas. Pero puede ser más. Si ya andas en los 40 años y no has ahorrado ni un clavo para tu retiro, le vas a tener que poner más. Luego el dinero para lo que te gusta: ponle 20 por ciento. Te queda 70 por ciento, que es para los gastos obligatorios. Lo maravilloso sería que con este presupuesto y la disciplina puedas sacarle más jugo a tu dinero.

4. Ponle un nombre a cada sol. Para que sepas en qué se va a gastar.

5. No te claves. Un presupuesto tiene que ser flexible.

fuente :cnnexpansion.





Metas para fijarte si ya tienes más de 30


La revista de finanzas personales Dinero Inteligente elaboró recomendaciones útiles para los que ya llegaron a las tres décadas.

1. Tener una vivienda o una primera hipoteca. El mercado financiero ofrece diversas tasas de interés y plazos para acceder a la casa propia.

2. Empezar a ahorrar. Es bueno hacerse de un patrimonio, independizarse, adquirir su primera casa o pagarse un posgrado. Primero, identifique cuál es su perfil de riesgo y dónde le conviene invertir. Segundo, defina qué porcentaje de su sueldo puede ahorrar al mes.

3. Proyecte su jubilación. Identifique qué va a hacer cuando se retire y en qué fondos podría invertir.

4. Mejoras educativas. Un buen empleo pasa por la constante preparación académica. Busque cursos o maestrías para mejorar su estatus profesional.

5. Esté asegurado. Es oportuno empezar a preocuparse por los seguros que tendría que empezar a contratar ante eventualidades.

6. Una buena salud. La salud y la juventud no son eternas. Elabore un plan de vida sana. Recuerde que el gasto en enfermedades puede ser muy alto y hay que estar prevenidos.

Para Richard Díaz, profesor de la Universidad San Martín, los 30 años significan estar a la mitad de lo cada persona quiere para su futuro.

“Eso quiere decir que es el momento perfecto para empezar una empresa, asumir riesgos crediticios o cancelar la licenciatura universitaria y continuar estudiando alguna especialización”, aseguró el experto.


miércoles, 16 de mayo de 2012

10 Trucos para agilizar el cerebro!.

Existen dos principios básicos para mantener la agudeza y salud mental a medida que se envejece: la variedad y la curiosidad. Cuando todo lo que haces se convierte en una “naturaleza arraigada”, es hora de acometer un cambio.

Si puedes hacer el crucigrama hasta con los ojos cerrados, es hora de que cambies a un nuevo reto para poder sacarle el mejor rendimiento a tu cerebro. La curiosidad sobre el mundo que te rodea, el cómo funciona y el cómo entenderlo, mantendrá a tu cerebro funcionando a más velocidad y de forma más eficiente. Usa las ideas expuestas bajo estas líneas para emprender tu búsqueda del buen estado mental.

1.- Usa tu otra mano
Pasa el día haciendo cosas con tu mano no dominante. Si eres zurdo abre las puertas con la mano derecha. Si eres diestro intenta usar las llaves con la mano izquierda. Esta sencilla tarea hará que tu cerebro establezca algunas conexiones nuevas y tenga que repensar la forma de realizar las tareas diarias. Ponte el reloj en la mano contraria para que recuerdes el reto del cambio de mano en las tareas.

2.- Juegos mentales
Los juegos son una forma maravillosa de excitar y retar al cerebro. Los sudokus, crucigramas y juegos electrónicos tipo “brain training” son formas estupendas de mejorar la agilidad cerebral y la capacidad de memorizar. Estos juegos se basan en la lógica y en las capacidades verbales, matemáticas, etc. Además son divertidos. Se obtiene más beneficio practicando estos juegos un poquito cada día (15 minutos, más o menos) que haciéndolo durante horas.

3.- Alimenta tu cerebro
Tu cerebro necesita que comas grasas saludables. Céntrate en las grasas de pescado como las del salmón salvaje, frutos secos como las nueces, y aceites como el de linaza u oliva. Ingiere más esta clase de alimentos y reduce las grasas saturadas. Elimina por completo los ácidos transgrasos de tu dieta.

4.- ir por sitios diferentes
En coche, o a pie, busca nuevas rutas para llegar a donde quiera que vayas. Este pequeño cambio en la rutina ayuda al cerebro a practicar con la memoria espacial y las direcciones. Intenta cambiar de acera y altera el orden en que visitas tus tiendas preferidas para así cambiar la rutina.

5. Adquiere una nueva habilidad
Aprender una nueva habilidad pone a trabajar a múltiples áreas cerebrales. Tu memoria entrará en juego, aprenderás nuevos movimientos y asociarás las cosas de un modo diferente. Lee a Shakespeare, aprende a cocinar o a construir un avión con palillos, todo sirve para retar al cerebro y darte cosas nuevas en las que pensar.

6. Romper rutinas
Nos encantan las rutinas. Tenemos hobbies y pasatiempos que podemos hacer durante horas. Pero cuanto más nos habituamos a una tarea más se convierte en una naturaleza arraigada y menos trabaja nuestro cerebro al hacerla. Para ayudar de verdad a que tu cerebro se mantenga joven, rétalo. Cambia la ruta hacia el supermercado, usa tu mano contraria para abrir las puertas y cómete primero el postre. Todo esto forzará a tu cerebro a despertarse de sus hábitos y a prestar atención de nuevo.

7. Apréndete los números de teléfono
Nuestros modernos móviles memorizan todos los números que nos llaman. Nadie ha vuelto a esforzarse en recordar los números de teléfono, pero es una estupenda actividad para ejercitar la memoria. Apréndete un nuevo número de teléfono cada día.

8. Elegir un nuevo pasatiempo
Encuentra algo que te cautive, que puedas hacer fácilmente en casa y que no cueste demasiado dinero. Haz fotografías con una cámara digital, aprende a dibujar o a tocar un instrumento, practica nuevos estilos de cocina o escribe. Todas estas son buenas elecciones.

9. Leer libros distintos libros
Toma un libro que verse sobre un asunto que te sea completamente novedoso. Lee una novela que transcurra en el antiguo Egipto. Aprende algo de economía. Existen multitud de libros populares excelentes que tocan temas de no-ficción y que además de entretener cumplen el cometido de enseñar un montón de cosas sobre un tema concreto. Conviértete cada semana en un experto en algo nuevo.

Diversifica un poco tus lecturas, abandona los temas que te son familiares. Si normalmente lees libros de historia, pásate a una novela contemporánea. Lee a autores extranjeros, a los clásicos y elige otros al azar. Tu cerebro no solo se verá beneficiado por tener que trabajar imaginando otros períodos históricos, otras culturas y otras gentes, sino que además obtendrás historias interesantes que contarle a los demás, lo cual te hará pensar y establecer conexiones entre la vida moderna y las palabras.

10. Hacer listas
Las listas son maravillosas. Hacer listas nos ayuda a asociar unos datos con otros. Haz una lista de los lugares a los que has viajado. Haz una lista de todas las comidas sabrosas que has probado. Haz una lista con los mejores regalos que has recibido. Haz una lista mental diaria para ejercitar a la memoria y para conseguir nuevas conexiones cerebrales.

Pero no dependas demasiado de ellas, haz una lista con todo lo que necesitas comprar pero luego trata de no usarla en el supermercado. Usa la lista una vez que hayas metido todos los productos en la cesta simplemente para comprobar tu memoria. Haz lo mismo con tu agenda de quehaceres diarios.

fuente : IDENTI

domingo, 13 de mayo de 2012

Musicoterapia aliviaría la ansiedad en pacientes con cáncer

Fuente : Digital ABC
NUEVA YORK. La musicoterapia ayudaría a reducir la ansiedad y mejorar el humor de los pacientes con cáncer, indicó un estudio en base a 30 test previos publicados en Cochrane Library que observó los efectos en casi 2.000 enfermos

La evaluación no determinó diferencias sobre escuchar discos pregrabados en las consultas médicas o asistir a sesiones con un musicoterapeuta. Comparados con los pacientes que recibieron tratamiento oncológico estándar, la información combinada de los estudios, revisados por la terapeuta en artes creativas Joke Bradt de la Drexel University en Filadelfia, sugirió que incluir música en la terapia bajaba la ansiedad y el dolor y mejoraba el humor.

Asimismo, las pulsaciones eran más lentas, con alrededor de cuatro menos por minuto, en promedio.

"Las intervenciones musicales tendrían efectos beneficiosos sobre la ansiedad, el dolor, el humor y la calidad de vida de las personas con cáncer", escribieron Bradt y sus colegas. "Además, la música tendría un pequeño efecto sobre la tasa cardíaca, la tasa respiratoria y la presión sanguínea", agregaron.

No obstante, no se registró efecto alguno sobre cómo los pacientes evaluaban su nivel de depresión o fatiga, probablemente porque la mayoría de los estudios sólo analizó el efecto de escuchar música en el hospital durante una sola sesión, y no brindaron a los pacientes muchas opciones sobre el tipo de música que escuchaban, señaló Bradt.

"Si alguien realmente está deprimido, una sesión de terapia musical no va a revertirlo", explicó la experta.

Mientras que no hubo datos suficientes para determinar si la musicoterapia ayudaba a los pacientes más que escuchar discos, Bradt indicó que sospecha que la asistencia de un musicoterapeuta es lo mejor porque con su ayuda los pacientes suelen generar música cantando o tocando instrumentos. Los terapeutas también pueden diseñar un programa de tratamiento para cada paciente en particular, añadió.

"El paciente puede volverse un participante activo. Puede ser realmente alentador y puede ayudar a los pacientes a sentir que controlan más la situación", dijo Bradt. Es difícil comparar objetivamente la ansiedad y depresión en pacientes que reciben musicoterapia y aquellos que no hacen ningún tratamiento adicional, señaló el equipo, dado que si los pacientes creen que la musicoterapia los ayudará podrían sentirse mejor sólo por esa dosis extra de optimismo y expectativa, y no por efecto de la terapia en sí.

Pero Bradt señaló que pese a eso, los efectos positivos del tratamiento musical, especialmente con un musicoterapeuta entrenado, deberían tomarse seriamente. La musicoterapeuta Debra Burns, de la Indiana University-Purdue University Indianapolis, dijo que los terapeutas pueden ayudar especialmente a los pacientes a relajarse durante los tratamientos estresantes y procesar la tensión.


Fuente: Digital ABC

La musicoterapia ayuda en la sanación neuronal


La institución Mente Activa trabaja con adultos, niños, jóvenes y personas de la tercera edad, para tratar problemas neurológicos, con base en una técnica alternativa.

¿Sanar a través de la música? Ahora es posible. La neuropsicóloga del Centro de Estimulación y Rehabilitación Neurocognitiva Mente Activa, Darinka Muñoz, señala que una de las fuentes más poderosas de estimulación auditiva es la música, ya que cuando una persona sufre daños cerebrales y escucha una melodía de su agrado, su recuperación se acelera.

“El paciente, tras realizar el tratamiento de musicoterapia, empieza a darse cuenta y a tomar conciencia de aspectos de su vida que antes estaban ensombrecidos por los efectos de su malestar”.

¿Qué es la musicoterapia? “Es el empleo de la música con fines terapéuticos, es decir, dar tratamientos de salud, rehabilitación, educación de adultos, jóvenes y niños que padecen trastornos físicos, mentales, emocionales y otras afecciones”.

Según la especialista, estudios recientes demuestran que la terapia musical reduce la ansiedad y la depresión en pacientes con enfermedades somáticas y neurológicas. “Es sorprendente ver lo que se puede hacer con la música. Un caso muy notable es el del músico argentino Gustavo Cerati, que reaccionó del coma al escuchar la melodía de su guitarra”.

¿Cómo funciona? Según explica Muñoz, cuando una persona se trata con la musicoterapia, se envían al cerebro determinadas sensaciones que ponen al cerebro en estado de gozo, paz, alegría o relajación profunda, de acuerdo con la música que se emplea durante el tratamiento.

“El cerebro envía una serie de pensamientos agradables al paciente, que anulan impulsos que producen la tensión, el miedo, la desconfianza, la ansiedad, la depresión, la tristeza”. Asimismo, destaca que la terapia musical provoca reacciones en el sistema nervioso para despertar su dinamismo, vigoriza los sentidos y la creatividad, refresca la inteligencia y el razonamiento, e influye principalmente en la memoria y en la actividad intelectual de la persona que la realiza.

Muñoz refiere que uno de sus pacientes inventó una canción para recordar dónde guarda sus objetos personales. “Él cantaba ‘el lapicero siempre en el escritorio, la billetera siempre en mi abrigo y mi abrigo siempre en el perchero la la la...’, y así no olvidaba la ubicación de sus cosas”.

Para elegir una pieza musical, la especialista recomienda que la melodía sea de ritmo tranquilo, “una balada en inglés es ideal para desarrollar este tratamiento”.

La música clásica es recomendable para la asimilación de conocimientos, dice una especialista de mente activa.
Más beneficios de la musicoterapia


LA MÚSICA

Se usa como parte de la fisioterapia y terapia de la comunicación para mejorar las funciones motoras.

APRENDIZAJE

La música tiene fuertes conexiones con los sistemas de atención, la memoria y mejora la creatividad.

LOS NIÑOS

En caso de dislexia, se puede optar también por la terapia, ya que mejora los niveles de concentración.

LA RECOMENDACIÓN

Es aconsejable que el paciente escuche la melodía que más le gusta durante el tratamiento.


Algunos consejos

Durante los tratamientos con musicoterapia, los especialistas trabajan en tres aspectos; el ritmo, la motivación y el canto, para ayudar a sus pacientes.


1º el ritmo El musicoterapeuta pone a escuchar al paciente ritmos escogidos especialmente para su sanación, ayudándole a contraatacar los efectos nocivos de su afección.

2º la motivación La motivación es un punto central en la terapia, ya que ayuda a los pacientes a desestresarse, a despertar su vigor y a sentirse bien consigo mismos.

3º el canto Los pacientes en tratamiento cantan, es una forma de relajación e incluso les ayuda a recordar cosas cotidianas, como la ubicación de sus objetos.

FUENTE: La Prensa - Mariela Laura



jueves, 10 de mayo de 2012

VIDEO: Mujer llamó "marica asqueroso" a Jaime Bayly durante exposición

Jaime Bayly, pasó un bochornoso momento cuando una mujer comenzó a insultarlo durante una exposición en la Casa de America en Madrid, España.


La mujer lo llamó "cerdo", "asqueoso" y hasta "marica asqueroso" a lo que el escritor atinó a decir solamente "gracias".

“Es que eres un hipócrita, yo ya no te aguanto. Acá no se te compra. ¿Dónde está Keiko Fujimori? Dedícale ese libro a Alberto Fujimori. Cerdo, asqueroso. La juventud peruana te repudia. Marica asqueroso”, gritó la mujer, quien dejó atónico a Bayly que solo atinó a decir “gracias”.