miércoles, 24 de noviembre de 2010

Los beneficios de la musicoterapia en la salud

Una de las habilidades del hombre y la mujer modernos – discutibles por cierto - es su capacidad para capitalizar en su provecho económico cuestiones tan naturales como el flujo del aire, la distribución del agua, el aprovechamiento de los recursos naturales o el talento y la hipersensibilidad de aquellos seres humanos a quienes denominamos artistas.

Digo esto porque en los últimos años han surgido múltiples disciplinas a las que se puede acceder pagando muy bien cuando en realidad son cosas con las que la humanidad ha convivido desde siempre, sin necesidad de transformarlas en productos al alcance de unas minorías. Uno de estos “novedosos” productos es la musicoterapia.

Está probado científicamente que la música, a menudo sin importar el género que se escuche, produce sensaciones y efectos sobre el estado de ánimo de los seres humanos y más allá de que ahora hayan expertos que generalmente tratan de hacer distingos para determinar que su música es la que beneficiará más al consumidor potencial, es necesario precisar ciertos conceptos para entender este tema, que es a la vez apasionante y útil para nuestra salud mental.

musicoterapia-embarazada-2

Conceptualmente, la musicoterapia no es otra cosa que el uso de la música y sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) en terapias de aprendizaje, de capacitación psicomotora y relacional, en procesos de comunicación, etc. En la práctica, viene siendo convertida en un nuevo rubro de negocio, del cual es cada vez más difícil diferenciar entre quién ofrece algo realmente valioso y quién no.

En necesario ponerse en manos de un verdadero especialista en musicoterapia para poder disfrutar al 100% de los beneficios de este arte. Desde tiempos inmemoriales, por ejemplo, el canto de los pájaros y el sonido del mar han sido usados para producir relajación y para buscar la tranquilidad. Asimismo, el sonido de la lluvia o de las tormentas eléctricas pueden generar zozobra o temor, sin necesidad de estar asociados a ningún contexto musical.

Por otro lado, lo realmente sorprendente es comprobar que también es posible practicar la musicoterapia de manera personal, cuando no se está en posibilidad de acceder a los usualmente costosos tratamientos de musicoterapeutas de todo tipo, que incluso graban sonidos electrónicos que según ellos, sirven para superar depresiones, maximizar la atención, etc.


Usted mismo puede iniciar su terapia musical en su hogar. Lo único que necesita es un buen equipo de sonido, un par de audífonos y cualquier grabación de música clásica en piano, guitarra, cello, cítaras o algún otro instrumento acústico que le ayude a relajarse, a mejorar sus niveles de atención o de lectura o simplemente a sentirse mejor.

El espectro de la música es inabarcable en unas cuantas líneas y todo depende de la sensibilidad de la persona que decida aplicarle música a su vida, puede ser desde una tranquilizante sinfonía de Mozart hasta una triunfal obertura de Tchaikovsky, como puede ser también una inspiradora guitarra de Paco de Lucía. Adelante, ¡compruébelo usted mismo!

Fuente: Periodista Digital

No hay comentarios: