lunes, 29 de noviembre de 2010

La batalla está en internet: Los coches de Google y la expansión futura

Google lleva cierto tiempo probando en carreteras norteamericanas una pequeña flota de coches pilotados por un sistema informático de detección del entorno, análisis de circunstancias y toma de decisiones de acuerdo con las reglas de tráfico y el respeto a la vida humana… pero sin conductor.

Google intenta lo que otros tantos trataron de hacer en el pasado: llevar a la práctica el sueño de la ciencia ficción de los vehículos terrestres autopilotados, que se supone evitarían la mayor parte de los accidentes, causados por errores humanos, como ellos mismos indican en su blog al hablar de estos coches.

Para estas pruebas, los coches iban tripulados por un conductor que se aseguraba de que todo fuese bien con el vehículo -de hecho tuvo que intervenir en varios momentos, debido a la acción temeraria de ciclistas y otros imprevistos demasiado poco voluminosos y rápidos para ser detectados por el sistema en este estadío- y un ingeniero que supervisaba el software.

Lo interesante de este experimento no es sólo la proeza técnica sino la perfección con que encajan las piezas del puzzle Google: los mapas que al principio parecían una excentricidad se convirtieron en sistemas de navegación que ahora sirven para ayudar a los coches a llegar a sus destinos, y las investigaciones paralelas sobre motores eléctricos pueden estar pensados para jugar un papel más importante en unos años, cuando estos prototipos se desarrollen aún más.

¿Veremos en un futuro a medio plazo unos coches que se comunican con nuestro ordenador de casa y de bolsillo? ¿Tiene Google límites?

No hay comentarios: